Alivia los dolores de garganta, los resfriados y la tos seca con este remedio casero

Por una razón u otra, en algún tiempo todos hemos tomado algún antibiótico. Lo que desconoces de esto es que cuando ingerirnos demasiados antibióticos, sobre todo cuando poseemos una infección viral, las bacterias que contenemos en nuestro cuerpo y lo que produce esa afección, puede llegar a ser inmune y no sentir ninguna mejoría.

loading...

Por esta y otras razones muchas personas prefieren optar por tratamientos naturales que pueden llegar a ser bastante efectivos y sin riesgo de tener algún efecto secundario no positivo.

El ajo puede favorecer al tratamiento contra resfriados, dolor de garganta, tos e infecciones de los senos paranasales.

Cuando lo empleamos de forma correcta, el ajo puede combatir diferentes infecciones en nuestra piel. En condiciones muy crónicas, el ajo puede reducir el azúcar en la sangre y la presión arterial.

En el artículo de hoy compartiremos contigo una sencilla y eficaz mezcla que puede ayudarnos a tratar diferentes afecciones cómo los que mencionamos anteriormente.

loading...

Esta mezcla natural está constituida únicamente de dos ingredientes.

Esta combinación es muy fácil de preparar y puede utilizarse para mejorar una dolencia o añadir a nuestras comidas.

Deberás limpiar y picar una cabeza de ajo completa, cortar el ajo favorece a la liberación de alicina, uno de los agentes químicos más potentes.

Cuando hayas terminado de cortar los dientes de ajo, colócalos en un recipiente de medio litro limpio, agrega miel, y asegúrate de que esta sea totalmente orgánica.

Deja en reposo por varios minutos para que la miel se filtre a través de los dientes de ajo ya picados.

Usa un cuchillo o una chuleta de palo para conseguir las burbujas de aire, así que debes de echarlo de forma lenta.

Unas cuantas burbujas de aire pueden producirse entre los dientes de ajo, en lo cual puedes utilizar un cuchillo o una cuchara de madera para eliminarlas.

Deberás tapar el recipiente y etiquetarlo con la fecha, después consérvalo en la despensa por un periodo de 2 a 4 semanas, después de pasado este tiempo, podrás usar la miel con o sin el ajo por al menos tres meses.

Puedes consumir la miel de ajo en cucharadas o sencillamente añadirla al té si padeces resfriados, tos o cualquier otro dolor.

SUSCRIBETE a nuestro CANAL DE YOTUBE AQUÍ y recibe gratis todos nuestros videos de Salud y Belleza

loading...